martes, 25 de octubre de 2016

CADA DIA QUE VIVES ES UNA OCASIÒN ESPECIAL



Un amigo abrió el cajón de la cómoda de su esposa y sacó un pequeño
paquete envuelto en papel de seda que decía:
“Esto no es un simple paquete, es preciosa lencería”.
Tiró el papel que lo envolvía y observó la exquisita seda y el encaje.
Ella lo había comprado hace 9 años en un viaje especial que realizaron
juntos. Nunca llegó a usar la lencería.
Lo estaba guardando para una “ocasión especial”.
“Bueno” –pensó– “entonces, creo que esta es la ocasión”. Se acercó a
la cama y colocó la prenda junto con las demás ropas que iba a llevar
a la funeraria. Su esposa acababa de morir. Y volviéndose hacia mí, me
dijo: “No guardes nada para una ocasión especial: cada día que vives
es una ocasión especial”.
Y hoy en día sigo pensando en esas palabras:
han cambiado mi vida.
   -  Ahora leo más y limpio menos.
   -  Ahora me siento en la terraza y admiro la vista sin fijarme en
las malas hierbas del jardín.
   -  Paso más tiempo con mi familia y amigos y menos tiempo en el trabajo.

   - Quiero experiencias para disfrutar, no para sobrevivir.

   - Ya no guardo nada. Uso mis copas de cristal todos los días.

   - Me pongo mi abrigo nuevo para ir al supermercado, si así lo
decido y me da la gana.

   - Ya no guardo mi mejor perfume para las fiestas especiales, lo uso
cada vez que me apetece hacerlo.
Las frases “algún día…” y “uno de estos días”,
están desapareciendo de mi vocabulario

1 comentario:

  1. Es una gran verdad, hay que vivir el "carpe diem"y beber de esa copa...

    ResponderEliminar